LEGISLACIÓN PROVINCIAL
 
 

LEY

Número:
    4400
LEY Nº 4400

REGLAMENTACIÓN DEL JUEGO DE CARRERAS CUADRERAS O DE LONJA PARA CABALLOS PAREJEROS EN EL TERRITORIO DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA


GENERALIDADES
FECHA DE SANCIÓN: 27.08.1953
PUBLICACIÓN: B.O. 08.09.1953
CANTIDAD DE ARTÍCULOS: 33.
CANTIDAD DE ANEXOS: -
FECHA DE ENTRADA EN VIGENCIA: 27.10.1953
NÚMERO DE ARTÍCULO QUE ESTABLECE LA ENTRADA EN VIGENCIA: 31


INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

TEXTO ART.27: CONFORME SUSTITUCIÓN POR ART. 1 L. Nº 5710 (B.O. 07.02.74).

EL SENADO Y CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA PROVINCIA DE
CÓRDOBA, REUNIDOS EN ASAMBLEA GENERAL, SANCIONAN CON FUERZA DE:
LEY 4400

ARTÍCULO 1°: Declárase libre el juego de carreras cuadreras o de lonja para caballos parejeros en todo el territorio de la Provincia, con sujeción a la presente ley.

ARTÍCULO 2°: En cada pueblo o villa habrá una sola cancha de carreras cuadreras o de lonja excepto en la Capital donde habrá dos en sus suburbios, autorizada por la autoridad municipal, comisión vecinal o en su defecto, por la policía del lugar.

ARTÍCULO 3°: Toda carrera cuadrera que se corra en la Provincia tendrá un Juez Arbitro, nombrado por las partes en persona que no ejerza empleo o función policial y su fallo será inapelable.

ARTÍCULO 4°: Tendrá además tres Jueces de Raya designados uno por cada parte contratante o propietario de parejero y uno por el Juez de la Carrera.

ARTÍCULO 5°: Los Jueces y Rayeros no podrán apostar por sí ni por interpósita persona en la carrera para la que han sido nombrados tales. Esta infracción se castigará con multas de doscientos pesos y la destitución del cargo.

ARTÍCULO 6°: Para concertar una carrera será indispensable la celebración de un contrato escrito ante el Juez de Paz no Letrado de la jurisdicción, en el que deberán constar bajo pena de nulidad, los siguientes datos:
Nombre y apellido de cada uno de los contratantes, número de su Libreta de Enrolamiento o cédula de identidad y su domicilio;
Designación del nombre por el que fueran conocidos los caballos, color de pelo, marca respectiva y propietario de los mismos;
Indicación de día, hora, lugar, cancha donde se correrá la carera, peso de los corredores, lado de colocación de los caballos para la largada y tiro de la carrera;
Monto de la apuesta, del depósito y nombre y domicilio del depositario;
Nombre del Juez de la Carrera y de un suplente para el caso de impedimento del primero;
Las demás condiciones convenidas por las partes.

ARTÍCULO 7°: Exceptúanse de la forma escrita, los contratos de carreras concertadas en la cancha despues de corrida la o las carreras principales y aquellos cuya apuesta sea inferior a cien pesos nacionales.

ARTÍCULO 8°: Los contratos a que se refiere el Art. 6°deberán ser concluidos con una antelación mínima de cinco días al fijado para la realización de la carrera.

ARTÍCULO 9°: Todo individuo que concurra a estas carreras deberá acatamiento a las decisiones del Juez de Carrera y ninguna otra autoridad del lugar puede intervenir en las cuestiones que se susciten con motivo de las mismas.

ARTÍCULO 10°: Será deber del Juez de Carrera hacer guardar el orden en la cancha, evitar que se profieran palabras obscenas o injuriosas pudiendo a este efecto valerse de la fuerza pública.

ARTÍCULO 11°: Las partes interesadas o sus apoderados podrán hacer ante el Juez de Carrera las reclamaciones que crean convenientes; prohíbese los de afuera tomar intervención alguna en las mismas ni formular indicaciones sobre lo que deberá hacer. Cualquier intromisión sobre el particular será reprimida con multa de veinte pesos nacionales.

ARTÍCULO 12 °: La cancha para la carrera deberá ser preparada ex profeso y en ningún caso se utilizarán caminos públicos nacionales, provinciales ni vecinales. Su tiro será recto con andarivel en toda su extensión, ya sea de empalizada o bordo de tierra de cualquier otro material visible y consistente. Los parejeros se ubicarán en ella a la par, distante como mínimo 1,50 mts. uno de otro, debiendo elegir los propietarios o contratantes previamente, de común acuerdo o por sorteo, la colocación.

ARTÍCULO 13°: Cinco días por lo menos antes de la carrera, deberán las partes contratantes o de una de ellas, solicitar a la autoridad municipal o a la policía del lugar en su defecto, el permiso correspondiente.

ARTÍCULO 14°: La Municipalidad o la autoridad policial, en su caso, resolverá la solicitud antes de cuarenta y ocho horas, debiendo esta última disponer lo necesario para la preservación del orden de la carrera y en la cancha. La solicitud será presentada en papel sellado de cinco pesos nacionales.

ARTÍCULO 15°: Las partes tienen derecho a usar en las carreras que contrate riendas y, en general, los elementos que más les convenga, siempre que no perjudique a la contraria ni se oponga a los dictados de la presente ley. Los parejeros serán corridos en pelo, salvo que las partes interesadas convengan lo contrario.

ARTÍCULO 16°: Queda prohibido el uso de espolines eléctricos y el Juez de Carrera deberá verificar esta circunstancia en los corredores antes de largarse la misma. La infracción a esta prohibición se castiga con la descalificación.

ARTÍCULO 17°: El contratante o propietario que desista de la carrera antes que los corredores monten, pagará el cincuenta por ciento (50%) del importe por el que se ajustó la carrera, pero si los corredores hubiesen principiado a partir, el que desista perderá el setenta y cinco por ciento (75%), quedando sin efecto las apuestas de afuera, salvo convención en contrario entre los interesados.

ARTÍCULO 18°: Exceptúase de lo dispuesto en el artículo anterior cuando el abandono se produzca despues de estar partiendo y se inutilicen involuntariamente alguno de los parejeros (rodada, quebradura, etc.) en cuya circunstancia, previa verificación por el Juez de Carrera, se pagará sólo el cincuenta por ciento (50%) del depósito.

ARTÍCULO 19°: En toda carrera cuadrera o de lonja deberán observarse, so-pena de nulidad, las siguientes reglas:
a) Las carreras deberán dar comienzo a las 15 horas durante los meses de octubre a marzo y a las 14 horas en el resto del año. En ningún caso podrá correrse una carrera después de la entrada del sol;
b) Tres horas antes de la fijada para la carrera los caballos serán depositados en el lugar que el juez designe en donde quedarán bajo su control, hasta el momento de ser llevados a la cancha.
c) El contratante que no presentare su caballo en la cancha a la hora indicada perderá el depósito.
d) En las carreras no podrán hacerse más de cinco partidas: una al trote, otra al galope y tres largadoras, dentro de las cuales los corredores deberán largar;
e) Los convites se harán castigando y al grito de “vamos”; la aceptación se hará contestando en igual forma;
f) Al grito de “larguen” del juez de carrera, ésta se considerará iniciada;
g) Si los corredores no largaran dentro de las tres partidas largadoras a que se refiere el presente artículo, el Juez hará colocar los parejeros en el lugar de largada y desde allí ordenará largar de parado;
h) El Juez podrá utilizar si lo creyere necesario y por cada animal un palafrenero, pero éstos no podrán estimular al caballo por ningún medio en el momento de la suelta;
i) Los palafreneros serán designados por las partes de acuerdo con el Juez de carrera;
j) Para las partidas deberá utilizarse en la cancha, los setenta y cinco (75) metros anteriores a la raya de largada;
k) El juez de carrera, colocará un “señalero” a cincuenta (50) metros de la raya de partida para trasmitir a los corredores la anulación de la largada dispuesta por aquél. En tal caso los corredores deberán volver a disposición del Juez;
l) Finalizadas las partidas reglamentarias y puestos los caballos a largar de parado, si alguno de éstos o su monta molestare o dificultare ostensiblemente la largada, el juez podrá ordenar el retiro del mismo dándole por perdida la carrera. En tal caso, quedarán anuladas las apuestas de afuera, salvo expresa convención en contrario de parte interesada;
m) Mientras se esté partiendo una carrera no será permitido correr otra, ni persona alguna podrá obstruir bajo ningún pretexto la cancha, ni estorbar a los corredores. La infracción a estas prohibiciones serán reprimidas con multa de veinte pesos nacionales y expulsión de la cancha;
n) Para que una carrera se declare ganada, es menester que uno de los caballos intervinientes muestre por lo menos la cabeza hasta la parte llamada “fiador” delante del otro, al pasar la raya de llegada en donde estarán los jueces de raya. Si así no fuera, la carrera será puesta;
ñ) Ninguna persona podrá situarse a menos de tres metros de la cancha o treinta del lugar de largada o de los rayeros, ni colocarse frente a estos a cualquier distancia, y el juez de carrera deberá castigar con multa de diez pesos nacionales a los infractores;
o) Finalizada la carrera, los corredores no podrán acercarse a los jueces ni al público, ni hacer manifestaciones sobre quien fue el ganador, hasta tanto el juez no dé su fallo. Tampoco podrán protestar el fallo y si lo hicieren se les impondrá multa de cincuenta pesos;
p) El peso de los corredores podrá ser ratificado después de la carrera si así lo solicitasen los propietarios o contratantes de los parejeros y solo será aceptada la disminución de un kilo. Si ésta fuera mayor, dará lugar a que el caballo montado por ese corredor, si hubiese ganado, pierda la carrera. La ratificación del peso deberá solicitarse antes de la sentencia del juez de carrera y mientras ésta no sea dada, los corredores no podrán demostrar, - salvo que el juez disponga lo contrario -, so pena de una multa de cincuenta pesos nacionales.

ARTÍCULO 20°: Cuando intervengan tres o más caballos se considerará que es una carrera de “mochila”, aún cuando lo hagan fuera de la cancha reglamentaria. Estas carreras deberán largarse de parado por medio de una señal del Juez de Carrera quien actuará con “señalero” en la forma prescripta por el inciso k) del Art. 19°.

ARTÍCULO 21°: Será carrera “a bandera”, cuando la largada sea efectuada por el Juez de Carrera mediante una señal de la misma, debiendo los animales encontrarse de frente en la cancha, cada cual en su huella, ya sea parados o en movimiento. El Juez de Carrera bajará la bandera en el momento que lo considere oportuno.

ARTÍCULO 22°: Toda carrera de largada deberá ser decidida por el Juez, cualquiera sean los inconvenientes sufridos por los corredores o parejeros. Si alguno de estos se cambiase de lado en la carrera o no cruzare la raya de llegada, perderá la carrera.

ARTÍCULO 23°: El uso de droga u otro estimulante físico o químico, la tentativa de todo engaño o ardid, seguidos de algún principio de ejecución por parte de los contratantes o corredores, serán penados con la pérdida de la carrera o inhabilitación hasta un año y de cien pesos a los corredores y cómplices. Cuando el fraude o tentativa proceda de los propietarios o contratantes, el importe de la carrera será destinado a las instituciones que prescriben los artículos 27 y 30 de la presente ley.

ARTÍCULO 24°: Toda persona en conocimiento de que se intenta correr una carrera fraudulenta deberá hacerlo saber al Juez de Carrera, debiendo éste practicar todas las diligencias a fin de esclarecer los hechos. Comprobado el fraude o tentativa, el Juez anulará la carrera y procederá conforme lo indica el artículo anterior.

ARTÍCULO 25°: El que públicamente afirmase que una carrera ha sido fraudulenta estará obligado a probarlo y, si no lo hiciere, sufrirá una multa de cincuenta pesos nacionales.

ARTÍCULO 26°: Establécense las siguientes retribuciones mínimas sobre el importe total de cada carrera: el Juez percibirá el 5%, el Rayero nombrado por el Juez el 3% y el Jinete del caballo ganador el 5%. Estos importes deberán ser a cargo del propietario o contratante del caballo ganador. El Jinete del caballo perdedor percibirá el 2% a cargo del propietario o contratante del mismo. En caso de resultar puesta la carrera estas retribuciones serán abonadas por partes iguales.

*ARTÍCULO 27°: Autorízase a los Municipios, Comisiones o Sociedades de Fomento reconocidas por el Régimen del Decreto-Ley N° 6004-“A”/56 y a las Cooperadoras Escolares, Policiales y de Sanidad, para cobrar entradas a la cancha de carreras cuadreras y realizar remates; y venta de boletos. Del producido de la venta de entradas se destinará el 20% para el cuidado y conservación de la cancha y el 80% restante quedará a beneficio de la entidad o entidades que hubieren organizado la carrera.
En todos los casos, el producido total en concepto de remate y venta de boletos, se distribuirá por partes iguales entre las entidades precitadas con asientos en el lugar de la o las Instituciones organizadoras. Del beneficio que se establece en este apartado se exceptúa expresamente a las Municipalidades”.

ARTÍCULO 28°: En caso de suspensión de la carrera contratada por lluvia o mal tiempo que a criterio del Juez impida su realización, quedará fijada como nueva fecha la del día festivo más próximo.

ARTÍCULO 29°: Toda carrera celebrada sin observar las normas establecidas por la presente ley hará pasible a cada uno de los contratantes de una multa de doscientos pesos nacionales.

ARTÍCULO 30°: Las multas fijadas como sanciones en la presente ley, se destinarán a las Cooperadoras Policiales las que podrán cobrarlas por vía del apremio ante los Jueces de Paz no Letrados de la jurisdicción a cuyo efecto en el acto de imponerse se levantará un acta por el Juez de la Carrera la que servirá de suficiente título ejecutivo.

ARTÍCULO 31°: La presente ley comenzará a regir a los sesenta días de su promulgación.

ARTÍCULO 32°: Derógase toda otra disposición que se oponga a la presente ley.

ARTÍCULO 33°: Comuníquese al Poder Ejecutivo.


VALINOTTO-AHUMADA-BARBOSA-ICARDI

TITULAR DEL PODER EJECUTIVO: LUCINI